«Me veo como un pivot que tiene data de antes y la distribuye entre las nuevas generaciones»

Browse By

Hace algunos días, Mandrake y los Druidas fue premiado por los Premios Graffiti como la banda del año en Uruguay. Además, también ganó el premio a Álbum del Año y Mejor Álbum de Rock. Es que su disco homónimo actualiza lo mejor de la vieja escuela con una mirada original, oscura y potente. Y así lo dice Alberto “Mandrake” Wolf: «Me pasa que la música, para mí, no tiene tiempo, todo está suspendido y sonando al mismo tiempo, algo que escuché de niño convive con algo que escuché hace 2 horas». Porque en sus más de 35 años de carrera, nunca se quedó con que el tiempo pasado fue mejor: siempre buscó dar el paso adelante. Y en este caso, vaya si lo logró.

¿Cómo estás viviendo esta nueva etapa en tu carrera con los Druidas a partir de la muy buena acogida del disco debut de la banda?

Realmente estoy muy contento, ya que creo que hicimos un buen disco, y hubo muy buena recepción por parte del público y la prensa. Con el diario del lunes es más fácil pero me pongo a pensar y hace 2 años atrás el proyecto sonaba más a locura e incertidumbre pero no me equivoqué para nada en los músicos que convoqué. Y las canciones estaban buenas.

El sonido es más directo, descarnado y potente que tus trabajos anteriores ¿vos lo ves así?

Sí claro, eso era lo que necesitaba. Sabía que estas canciones precisaban ese tipo de ropaje. Creo que en mi este sonido se fue gestando lentamente, cada vez me interesaba más por los sonidos valvulares y despojados de arreglos. Al final escribí las canciones precisas y arme una banda para sonar así.

A lo largo de los años tu sonido fue mutando, ¿cómo fue cambiando tu relación con tus influencias?

La cosa es que siempre escuché todo tipo de música, y digamos que la música que me gusta pertenece a muy distintos géneros. Digamos que en mi la licuadora no me permite identifcar de dónde saqué una cosa o la otra, pero por supuesto que hay partes de canciones que sé de donde vienen aunque el oyente no se da mucha cuenta. Me pasa que la música, para mí, no tiene tiempo, todo está suspendido y sonando al mismo tiempo, algo que escuché de niño convive con algo que escuché hace 2 horas.

¿Cuáles son a las influencias que se ven plasmadas en el trabajo con Los Druidas?

Creo que la influencia más marcada en los druidas es el blues rock, no se cómo explicarte porque ahí entran millones de artistas, pero digamos que el blues del delta y el chicago blues están presentes, y el blues rock ingles también, llámese Jimi  Hendrix Experience, si lo pongo entre los ingleses, porque el sonido es inglés, Cream, Humble Pie, Fleetwood Mac de Peter Green, el hard rock ingles de Deep Purple, Led Zeppellin, Thin Lizzy, Black Sabbath. De Estados Unidos Electric Flag, Canned Heat. Y por supuesto los Stones. No sé por qué no los puse con los ingleses, pero su tratamiento del blues junto con Canned Heat casi que los meto con el blues mismo. Más cerca en el tiempo, Frank Black and the Catolics, Iggy Pop, The Strokes. Y de acá, del Rio de la Plata, Tanguito y Pescado Rabioso. Y me deben faltar 200 bandas más.

¿Cómo ves la actualidad de la música uruguaya? ¿qué lugar creés que ocupás en ella?

Creo que la música uruguaya goza en estos momentos de muy buena salud. Está llena de jóvenes compositores y músicos muy interesantes que hacen las cosas muy profesionalmente y además los veteranos siguen aportando cosas maravillosas. Yo me veo como un pivot que tiene data de antes y la distribuye entre las nuevas generaciones.

Fuiste uno de los grandes granadores de los Graffiti de este año, ¿qué importancia le otorgás a los premios en la música?

La música no es fútbol, el que hace más goles gana. No va por ahí. Pero bueno, que 70 periodistas musicales se junten y te otorgan un premio es una linda caricia.

¿Cuáles son tus planes para lo que queda del año?

Los planes son tocar, tocar y tocar y de a poquito armar canciones nuevas.

Guillermo Cerminaro