«La fotografía de viaje nunca fue considerada por los fotógrafos como algo de vanguardia»

Browse By

Tal vez el trabajo de Santiago Trimboli resalte por un hecho extraordinario y casi de ciencia ficción: una foto suya será enviada a la Luna en el año 2020. Pero más allá de eso, hay una historia: él es un fotógrafo callejero, un fotógrafo de viaje, con gran sensibilidad para gatillar en ese momento exacto en el que todo es perfecto, en el que el tiempo parece detenerse por un instante y la fotografía se toma o se deja pasar, perdida para siempre. Él conoce perfectamente cuándo es el momento. Y sus fotos lo demuestran.

¿Cuándo apareció la fotografía en tu vida?

Comencé a estudiar en el 95, estaba terminando diseño gráfico y en principio lo tomé con un complemento de ello.  En ese entonces recordé cosas que me traía una tía, libros de fotografía de Estados Unidos. Pasaba horas y horas viendo eso, era mi juego. Aquello, que había medio quedado en el olvido, cuando empecé a estudiar fue saliendo. Me dediqué al diseño y cuando tuve la posibilidad me volqué a la fotografía callejera vinculada a los viajes

¿La fotografía callejera siempre incluye a la figura humana o no necesariamente?

No necesariamente.  Tiene que haber condiciones para ello, en principio  se trata de  narrar lo que sucede con cierta cotidianeidad en la calle. En general yo trabajo con personas, pero por momentos  también hago paisaje urbano,  hay personas, pero no creo que sea una condición excluyente. Siempre me llamó más la atención la otredad y siempre estuvo vinculada para mí con los viajes. Y esto me surge en el año 98 cuando voy por primera vez a India y aparece allí esa pulsión de fotografiar en ese espacio fundamentalmente.  Varios años después dejo la fotografía y empiezo  a trabajar en gastronomía en un vínculo también con Asia ya que tuve un restaurante vietnamita. Tardé como diez años en volver a Asia y a India en particular, volví  siete veces más luego de ese viaje.

¿Cómo entendés vos fotografía de viaje?

La fotografía de viaje nunca fue considerada para los fotógrafos como algo de vanguardia, como una rama muy interesante y yo me había quedado como en un pantano con la sensación de que si lo que hacía era interesante. Después de un tiempo no me importó lo que fuera para el otro, sino que fueran interesante  para mí. En la India la vida sucede en las calles y la gente tiene menos conflicto a ser fotografiada. El movimiento en las calles es muy cambiante  y muy distinto. Eso sucede también en gran parte de Latinoamérica pero no he tenido la posibilidad de acceder.

¿Te pidieron una fotografía para mandar a la Luna?

Surgió fruto de las redes sociales a partir de Instagram. La página editora eligió mi foto, que fue la primera elegida. Cuando me avisaron no entendía de que se trataba el tema.  Se van a enviar una cantidad de fotos a la Luna, lo va a hacer una empresa que está produciendo cohetes en Estados Unidos. Eso será el año 2020 como un homenaje al Apolo 12, y lo van a hacer por medio de un dispositivo electrónico que va contar con fotografías callejeras de la tierra.

¿Cómo haces para encontrar “la foto”?

La fotos que me resultaron más emblemáticas fueron aquellas en el momento que pensé “ahí hay una fotografía”.  Es encontrar el momento, la situación, los protagonistas. Es extraño el vínculo con esa gente a la que en general nunca más volvés a ver, pero para mí son personas que conozco.

Guillermo Cerminaro

 


Los que quieran ver los trabajos de Santiago Trimboli pueden ingresar a www.instagram.com/santiagotrimboli/