The Now Now: La urgencia del mid-tempo

Browse By

El último trabajo de Gorillaz sigue tibio y su sucesor ya está a un click de distancia. Y si el anterior se llamó Humanz, entonces The Now Now tal vez debió llamarse Robotz: si alguna vez las máquinas bailan, lo harán al ritmo de este disco.

Y aunque lo obvio parezca ya dicho, merece ser confirmado: es cierto que el sonido remite a lo mejor del pop electrónico de Daft Punk, pero la sensibilidad de Gorillaz puede ir incluso más allá. Y cuando hace falta aplican la cadencia del jazz; y cuando se haga necesario simularán una bossa nova para darle matiz a climas ya de por sí variados. Porque, se sabe, la banda de los cartoons es, sin dudas, el proyecto definitivo de Albarn y, en consecuencia, su realidad vive en la cabeza del inglés: tal vez Spotify tenga almacenada menos música de la que hay allí.

Y si antes –siempre- abundó el hip hop, ahora parece haberse dosificado la obsesión para volverse tan sólo un recurso más: desaparecieron los raperos. Ahora, la voz de Albarn copa todo. Y enhorabuena: con calidez inglesa, él narra sus peripecias por las rutas norteamericanas, casi como un diario de viaje en constante tensión ficción-realidad entre su biografía y la de los dibujitos animados que dan sentido a todo. Y como quien viaja con un pie en el freno y otro en el acelerador, The Now Now se transforma en el disco más rutero de la banda, un trabajo urgente con obsesión por el mid-tempo.

Patricio Cerminaro