Browse By

Lo que quedó del Lollapalooza 2018

Terminó un nuevo Lollapalooza y ocurrió como nadie lo esperaba. El Hipódromo de San Isidro no pudo soportar la tormenta eléctrica del sábado por la noche y quedó inutilizable y peligroso para completar el evento ¿No tendría que haber existido un protocolo para prevenir los destrozos en caso de una tormenta eléctrica, un suceso que evidentemente puede ocurrir?

Pero viernes y sábado sí hubo actividad, aunque con sobresaltos.

En estos días se conoció que el viernes hubo amenazas vía twitter de un posible ataque del ISIS a través de drones. Por suerte la noticia no llegó a oídos de los espectadores, aunque la presencia de un helicóptero sobre el predio resultó cuanto menos extraña. El sábado la amenaza de tormenta hizo que los horarios se adelantaran y que los artistas que actuaban a primera hora no pudieran hacerlo.

En lo que tiene que ver con lo artístico, la vedette de esta edición fue el rap con Anderson .Paak y Chance The Rapper como abanderados. El que la hizo bien fue Tyler, The Creator un visionario que se bajó antes de la fecha del domingo.

El día de la suspensión en San Isidro los que estuvieron en llamas fueron los chilenos que siguen indignados con Liam Gallagher que apenas tocó  tres temas y se fue del Parque O’ Higgins.

Se sabe que el festival está planteado como  algo más que un hecho musical, tan es así que es mucha la gente que quizá ni siquiera haya visto un show o lo haya mirado de lejos. Público asistente muy producido, gente visitando las activaciones de las empresas, otros disfrutando de la variada gastronomía y muchos simplemente tirados en el césped. Hubo para todos los gustos.

Hoy lo que queda ya terminada la música es un par de shows que serán recordados y otros que sólo podrán ser imaginados.

Guillermo Cerminaro