Browse By

Foo Fighters y QOTSA en Vélez: hasta que la muerte nos separe

En la previa, algo era seguro: Queens of the Stone Age y Foo Fighters son garantía de buen show. Y, aunque hermanos en su trayectoria, su música –en especial durante la noche de ayer- propone un contraste fundamental entre oscuridad y luz, un desencuentro de energías. Y, anoche, un sonido desparejo.

Todo empezó a la hora prevista: con miles de personas afuera del estadio –producto de la mala organización- los QOTSA explotaron su My God is the Sun mientras el atardecer caía. El sonido: pobre. Al menos en comparación con la banda de Grohl. Sin embargo, no importó: el público presente nunca dejó de corear y vitorear al colorado Homme. Fue una hora y media de un show desprolijo, pero visceral. Y, como debe ser, todo terminó con A Song for the Dead.

Y lo que era pura energía, se maximizó más adelante: Foo Fighters es la explosión del sonido condensado. Y sus shows, se sabe, son una catarata interminable de hits: todos los temas –de verdad, todos- aunque no seas fanático, los escuchaste más de una vez en tu vida. En más de dos horas, no faltaron los momentos emotivos –de guitarra acústica y explosión eléctrica-, la seguidilla de covers, las presentaciones eternas de cada uno de los integrantes y las palabras de amor: el público argentino está loco –dijo el ex baterista de Nirvana- y van a volver pronto a encontrarse con ellos.