Browse By

#Netflixeando| Gerald´s Game: esposas, viagra y perros

“Rodaría de buena gana todo un film en una cabina telefónica”, decía Alfred Hitchcock, “sólo basta una pareja discutiendo y unas cámaras bien posicionadas”. Esa es la forma en la que Hitchcock resumía el arte de dirigir y Mike Flanagan hace un buen ejemplo de este ejercicio en “Gerald´s Game”, una historia de Stephen King que transcurre enteramente en un dormitorio.

Ya en el primer plano, Flanagan nos muestra una cama, un matrimonio venido a menos y, finalmente, unas esposas metálicas. No hay teléfonos públicos, hay algo igual de bueno. Diez minutos después, en un encuentro sexual que no va bien, al hombre le da un paro cardíaco y cae muerto en el piso y su mujer está esposada a los postes de la cama sin poder liberarse. Las esposas son irrompibles, las llaves son inalcanzables y un perro siniestro acaba de entrar…

Hay más elenco, pero Gina Carano es la que sostiene la película. Su personaje está retenido, pero siempre en movimiento y cuando aparecen la sed, el cansancio, el miedo y la locura, su actuación, su forma de reaccionar ante lo inevitable, se vuelve la verdadera fuente de tensión en la historia.

Es buen terror, pero sobretodo, es buen suspenso. Porque sentimos empatía por ella y no vamos a pestañear hasta saber si sobrevive, incluso si lo que encontramos en ese viaje tal vez convenga no ver.

Ese es el objetivo de Hitchcock y su cabina telefónica.

Y este film lo logra.

Pablo Velázquez