Browse By

Suena tremendo

En su nuevo trabajo, Los Tremendos explora aún más profundamente que antes en la mente de su alma mater, Ivo Ferrer, un trovador de cantinas, cazador de palabras y proyectos. “Sobre todo en este nuevo disco, Los Tremendos es una banda que escucho y que escucharía si no fuera parte” dice él y así es: definitivamente hay que escucharlos. Pero mejor que él explique los porqués.

¿Cómo fue el proceso de grabación del disco? ¿Qué sonido estaban buscando?

El proceso de grabación del disco fue libre y desprejuiciado. La mayoría de los temas estaban compuestos pero los grabamos antes de ensayarlos, viendo qué pasaba en el estudio, improvisando, jugando, dándole lugar a lo espontáneo y al vuelo. Buscábamos justamente eso: un disco con una línea conceptual, que tiene que ver con lo espiritual y lo épico, con el amor pero desde un punto de vista místico y no romántico. Buscamos un disco en que nos escuchemos ahí presentes. El sonido que buscamos tenía que ver con eso. Vimos más de buscar la idea y capturarla en el momento que aparecía en lugar de tratar de hacer que un arreglo ya hecho suene de tal o cual manera. De hecho, en muchos temas primero grabamos muchos más arreglos de los que aparecen, y tuvimos una etapa de “limpieza” en la que fuimos dejando lo que nos parecía que potenciaba a los temas. El sonido de la banda, tanto en el disco anterior como en este, busca ser grande y potente y más acogedor que agresivo. Busca el espíritu de la tribu.

¿Cómo te definirías como compositor?

Me gusta buscar las palabras justas y por ahi por eso suelo, sobre todo en Los Tremendos, hacer temas con poca letra, pero con palabras poderosas. Les doy vuelta a las palabras, las pienso y repienso. Mi búsqueda como compositor en Los Tremendos es la de componer más cantos que canciones. Cantos entendidos como cantos con espíritu tribal. Para hacer otro tipo de canciones armo otros proyectos y suelo trabajar con temáticas. En esos casos también busco que todo cierre y no haya cosas de relleno. De todos modos voy cambiando, y cambiando de formas de pensar y de hacer. En un momento coqueteaba con el rap, que es de hecho bastante antagónico con esta forma que adopto en Los Tremendos.