Browse By

Jake Bugg – Hearts That Strain

En algún momento se dijo de él que era el nuevo Dylan. Fue como el arrebato del plateista aburrido: Todos los cinco son Redondo hasta que se demuestre lo contrario. En el caso de Bugg, hace tiempo que se demostró. Es que el pibe de corte casquito perenne parece componer sólo una canción por disco y repetirla once o doce veces, según la ocasión. Está claro: algún track puede gustar. Pero en lo global, el chico que ya no es promesa sufre la realidad del que tiene que demostrar en cada partido. Y le cuesta.

Spoiler Alert: Lo de Redondo es sólo una parábola: Bugg sería un marcador de punta de los malos.